Sinapsis Segovia | Testimonio 3. DCA
17144
post-template-default,single,single-post,postid-17144,single-format-standard,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-3,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Testimonio 3. DCA

Testimonio 3. DCA

CONCHITA

Estando pasando el verano del 80 en las Navas de Riofrío, a principios de septiembre, un domingo después de haber jugado un rato al tenis me metí en la piscina a bañar y después de nadar y bucear sentí como un gran mareo que me hizo salir de la piscina. De momento me tumbé en la orilla, pero al sentir que iba a devolver me fui a casa, devolví y me metí en la cama. Con el reposo me puse mejor y baje a ver a la familia al salón, pero al hablar varios por distintos sitios me volví a sentir mal y me fui a la cama. Mi padre se fijó que yo estaba rígida del cuello, habló con el doctor Lomillos y me mandaron por urgencias a la Seguridad Social. Allí me pincharon en la columna vertebral y salió líquido cefalorraquídeo con sangre, así que con una ambulancia me llevaron al Puerta de Hierro (Madrid). Allí, ya en manos de los médicos me hicieron muchas pruebas para ver lo que me pasaba y vieron que se me había estallado una vena por el esfuerzo de bucear, un angioma en el cuerpo calloso. Me operaron el 25 de septiembre que en Segovia es el día de la Virgen de la Fuencisla, nuestra patrona, y estuvieron desde las 8 de la mañana hasta las 4 de la tarde. Durante la operación pidieron la extremaunción para mí. Había mucha gente pendiente de mí pues teníamos muchos amigos y la fundadora de la Obra de la Iglesia rezando por mí. Ella confortó a mi hermano mayor y este animó a mis padres.

Estuve como una semana en coma, a mi padre de dejaban, como médico, entrar con una bata a verme. Él animaba a mi madre.

Cuando desperté me cambiaron de sitio y llegaron mis padres y como yo no estaba se asustaron. Me habían llevado a reanimación. Cuando abrí los ojos parecía que se me salían y casi ni parpadeaba. Me dice mi madre que yo con el dedo seguía el vapor del agua que salía para darme humedad y así respirar mejor.

Me había afectado el lado izquierdo, sin movimiento, y me cogían de la cama a la butaca. Todavía alguna vez tropiezo con el pie izquierdo.

La rehabilitación la empezaron dándome masajes y con movimientos para estimularlo. El doctor Espejo me obligó a ponerme de pie, y lo hice. Después me bajaron al gimnasio, me acuerdo de las paralelas, unas escaleras de subida y bajada y unas poleas…

Estuvimos mucho tiempo sin visitas, pero cuando ya iba alguien a verme, después mi madre me preguntaba: ¿quién ha venido a verte?, y yo no recordaba nada.

Antes de venir a Segovia me fui con mis tíos a Las Rozas y mi tío me llevaba con su coche a la gimnasia. A Segovia vine para las Navidades. La revisión fue en febrero, yo dije al doctor que mi vida era estudiar y yo quería seguir haciéndolo. Entonces me fui de oyente al mismo instituto, donde yo había estado. Ese primer año fui unos dos meses y también al curso siguiente hasta que me empezaron a entrar nervios por la responsabilidad del examen de selectividad, pues a pesar de ver que en clase hacía poco, yo estaba obsesionada y me parecía mentira. Cogí para rellenar los papeles de las selectividad y mi tía me convención para que no lo intentara. Yo quería ser médico.

Vine a Segovia, intenté hacer otros estudios pero me ponía supernerviosa, pues me gustaba escuchar y coger algún apunte, pero en el examen hacía tan poco que también lo tuve que dejar. Mi madre me animó y empecé a dar catequesis. Ahora visito enfermos con otra señora y personas mayores que no salen de casa y les llevamos la Comunión, rezamos algo y hablamos con ellos, les animamos y también nos cuentan algo. También he hecho muchos cursos del paro, aunque no valgan para nada a mí me han animado.

Ahora tropiezo alguna vez al andar con el pie izquierdo, a veces pierdo el equilibrio y me caigo, estando un rato de pie no tengo estabilidad. Tengo dificultad con la memoria, he sido bastante constante y ahora me obsesiono, me dicen varias cosas y por querer retenerlas todas se me olvidan. Me falta iniciativa para hacer alguna cosa, necesito que alguien me diga. Me cuesta organizarme y soy poco ordenada.

No hay comentarios

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies