Sinapsis Segovia | Ayudar a estudiar a mis hijos
Tips para ayudar a estudiar en casa a los hijos.
aprobar, estudiar, apoyo escolar, suspensos, cómo estudiar, ayudaramishijos,
17213
post-template-default,single,single-post,postid-17213,single-format-standard,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-3,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Consejos para ayudar a estudiar a tus hijos

Consejos para ayudar a estudiar a tus hijos

APRENDER DEBE SER SINÓNIMO DE DISFRUTAR

Aprender no debe ser sinónimo de sufrimiento, sino más bien de disfrutar. Cuando  una persona sabe cómo aprender está deseando enfrentarse a nuevos retos de aprendizaje porque disfruta con ello y el nivel de motivación es alto. Pero… ¿qué hacer cuando nuestros hijos no están en esa situación? ¿qué hacer cuando sienten una frustración enorme porque sus esfuerzos no se ven recompensados con sus notas? ¿cómo ingeniárselas para que quiera sentarse a estudiar o hacer las tareas sin que se monte una tragedia en casa?Los padres de niños que presentan dificultades en el estudio suelen hacerse estas preguntas y no siempre encuentran facilmente la respuesta, entre otras cosas porque, a pesar de que sus hijos son inteligentes, no se hacen con la materia de estudio y acaban alterándose lo que debieran ser las dinámicas normales de estudio.

En este artículo os contamos algunos consejos para facilitar el estudio y en el próximo os contaremos signos a atender para saber si es preciso acudir a un equipo profesional especializado en aprendizaje.

Vamos a ver 10 consejos en estas líneas que ayudarán a que el tiempo de estudio en casa sea más efectivo y mejore la dinámica en casa para reducir el sufrimiento de los niños y el enfrentamiento que muchas veces acompaña con los padres.

  1. Procura que antes de sentarse a estudiar o hacer tareas en casa tenga un tiempo de actividad física que le ayude a descargar energía, regular su estado de ánimo y mejorar su disposición al aprendizaje. El cerebro necesita de actividad física diaria para abrir su capacidad de aprendizaje: si no es con un deporte dirigido, puede ser jugando en el parque o incluso en casa haciendo guerras de cojines, circuitos por el pasillo en los que saltar, arrastrarse… o un ratito de baile.
  2. Cuando se tenga que centrar es importante que los pies estén bien apoyados en el suelo y la espalda recta, pero puede hacerlo sentado o de pie. Los niños que aguantan poco tiempo sentados, en casa pueden permitirse trabajar de pie facilitándoles una superficie de trabajo alta donde estén cómodos. Debemos ser flexibles en la posición más cómoda para ellos pero cuidando la postura.
  3. El cerebro consume mucha energía para aprender, por lo que es fundamental estar bien alimentados y hacer una merienda a media tarde. Pero cuidado, un exceso de azúcares e hidratos de carbono pueden jugar una mala pasada porquecuando el cuerpo tiene el exceso de energíanecesita gastarlo pidiendo movimiento y esto dificulta la concentración.
  4. Los neurocientíficos nos dicen que la capacidad de atención sostenida para los adultos es de unos 20 minutos, y sabemos que en los niños es menor, por lo que os recomendamos que trabajen siempre con pequeños descansos cada 15 minutos como máximo para niños menores de 11 años y cada 20 para más mayores. Salvo que el niño esté muy cansado, 5 minutos de descanso es suficiente para retomar con fuerza la tarea. Una forma de descansar también es cambiar de actividad y alternar asignaturas de estudio con otras de carácter más práctico, como plástica, matemáticas o música.
  5. Organizar bien la información a estudiar mediante mapas mentales o mapas conceptuales, según se quiera, es clave para tener claras las ideas importantes, jerarquizarlas y relacionarlas entre sí. Es la forma de favorecer un aprendizaje significativo y duradero en nuestra memoria. En internet es fácil encontrar cómo hacerlos.
  6. Los resúmenes, si los hacemos a partir de los esquemas, son mucho más efectivos pues cuentan con la información necesaria y ya jerarquizada y organizada, por lo que será fácil redactarlos y servirán como entrenamiento de respuesta abierta a preguntas de examen en cursos superiores. Pero además, ayudará a desarrollar el discurso escrito.
  7. Para memorizar listados de palabras (provincias y capitales, vocabulario de inglés/francés, tipos de animales…) es muy útil hacer pequeños papeles donde escribir cada palabra y tratar de memorizarlos en grupos de entre 3 y 5 palabras. Si los agrupamos por algún criterio será aún más fácil de recordar. En el caso del vocabulario de un idioma, si escribimos la palabra en un papel y la traducción en otro, se puede trabajar formando parejas y hacerlo de forma más dinámica y entretenida.
  8. Sabemos que el hipocampo, responsable de nuestra memoria, se activa con el movimiento y facilita la memorización, por lo que cuando el contenido ya está trabajado y entendido y hace falta pasarlo a la memoria a largo plazo, la mejor forma de hacerlo es en movimiento. Caminando por casa puede ser una buena solución y si el material está trabajado en forma de mapa mental/conceptual o en tarjetas será sencillo de hacer. No se recomiendo hacer esto directamente del libro, con la información en bruto y sin haberla trabajado.
  9. Respetar espacios de tiempo sin hacer nada concreto entre un tiempo de trabajo y otro es esencial, pues en estos tiempos nuestro cerebro pone en marcha lo que llamamos la red neuronal por defecto y aprovecha para conectar y guardar todo lo que previamente hemos estado haciendo. Por eso, pequeños descansos facilita la tarea de aprendizaje. ¡¡Pero cuidado!! si el tiempo de descanso lo dedicamos a ver la televisión, mirar o jugar con el movil u otras pantallas, no estaremos dejando al cerebro hacer su tarea, por lo que procura evitar que en los descansos use pantallas.
  10. Los hábitos de sueño son también imprescindibles para un buen aprendizaje. Durante el tiempo de sueño nuestro cerebro aprovecha para grabar en la memoria todo lo que hemos hecho durante el día. Si no respetamos suficientes tiempos de sueño o lo interrumpimos, corremos el riesgo de perder el trabajo hecho la tarde anterior.

Teresa Solís Bertrán de Lis

Pedagoga especialista en Neuropsicología

Foto de Pixabay

No hay comentarios

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies