Sinapsis Segovia | Programa Tacto
16833
post-template-default,single,single-post,postid-16833,single-format-standard,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-3,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Programa Tacto

Programa Tacto

LOGO_TACTO-2

El tacto es uno de los sentidos más importantes con los que cuenta una persona para comunicarse con el mundo que le rodea, sin embargo apenas se le da importancia y no tenerlo en cuenta durante el desarrollo del bebé puede tener consecuencias en su desarrollo, especialmente a nivel emocional y social.

Desde que nacemos nos relacionamos con el mundo principalmente a través del tacto, pasando posteriormente a priorizar otros sentidos como  la vista  y el oído que complementan junto con el olfato los primeros meses de exploración del bebé. Pero es fundamentalmente a través del tacto como los bebés establecen los vínculos de apego con sus padres o cuidadores y este vínculo es la base del desarrollo de una autoestima positiva y una relación de seguridad que permitirá al niño desarrollarse plenamente y reducirá  notablemente las posibilidades de conflictos entre el niño y sus progenitores.

Cuando el feto se desarrolla dentro del útero de la madre, va respondiendo poco a poco a los estímulos táctiles que su madre a través de su vientre así como a los auditivos. A los 6 meses de embarazo aproximadamente el feto ya empieza a desarrollar su sistema de memoria auditiva y va siendo capaz de registrar la tonalidad de la voz de la madre así como la del padre si éste se acerca y habla con frecuencia al lado de la madre. Estos registros de memoria son los que van a permitir hacer un reconocimiento casi inmediato de la voz de los progenitores y facilitará la creación de los vínculos de apego junto con los estímulos táctiles.  Posteriormente vendrá el reconocimiento de las  caras y completará poco a poco la imagen que el bebé grabará en su cerebro para reconocer a sus padres entre otros adultos aunque no les oiga su voz.

Pero la palabra tacto no hace referencia solamente a uno de los sentidos que poseemos, sino que se emplea también para definir la habilidad de una persona para comunicarse con sensibilidad. Una sensibilidad que los bebés necesitan por su condición de dependencia e indefensión y que sin ella las palabras y gestos que les dirijamos pueden quedar vacíos de contenido. Hay muchas formas de decir las cosas y de relacionarnos con los que nos rodean, pero, en el caso de los bebés, no contar con ese tacto va a impedir que desarrollemos habilidades de escucha activa y comunicación con ellos, lo que dificultará de forma importante la relación entre los hijos y sus progenitores y aumentará el nivel de estrés y ansiedad de todo el núcleo familiar.

Por todo ello y por nuestro convencimiento de que es necesario cuidar y cultivar las relaciones de apego entre los padres y sus hijos es por lo que consideramos de vital importancia implantar un programa en nuestra ciudad que apoye desde antes del nacimiento a los padres, sean primerizos o no, en esta importante tarea. Trabajar desde la prevención y la educación podremos minimizar los niveles de ansiedad que en muchas ocasiones presentan los niños y sus padres, podremos prevenir algunas patologías psiquiátricas infantiles y contribuiremos a que los niños de nuestra sociedad sean más tranquilos  y competentes emocional y socialmente.

El programa, por tanto, contará con tres ejes:

  • Psicológico: la Psicóloga María Noel Firpo Rifici, especializada en apego, será la encargada de trabajar con los padres el establecimiento de un buen vínculo de apego que proporcione seguridad al bebé y tranquilidad en el entorno familiar para potenciar su desarrollo emocional y social.
  • Educativo: la Pedagoga Teresa Solís Bertrán de Lis, especializada en neuropsicología, se responsabilizará de dotar a los padres de herramientas educativas y lúdicas para potenciar el desarrollo psicomotriz y cognitivo de los bebés.
  • Físico: la Fisioterapeuta Marta Mora Real, especialista en rehabilitación de suelo pélvico, trabajará con las madres desde el embarazo su condición física y los ejercicios necesarios para ir preparada al parto y minimizar los riesgos del mismo tanto para ella como para el bebé, así como la rehabilitación del suelo pélvico y la tonificación de toda la musculatura afectada por el embarazo y parto para ayudar a la madre a una pronta recuperación. Una recuperación física rápida es importante para que la madre esté menos cansada, se sienta más activa y emocionalmente más estable al ver que puede recuperar casi por completo su condición física anterior al embarazo. Así mismo reducirá las lesiones de brazos, espalda y cuello derivados de coger en brazos a su bebé y redundará en su bienestar general.

Como se aprecia se trata de un programa integral de intervención en beneficio de los padres y los bebés que pretende trabajar todo esto desde el segundo trimestre de embarazo hasta los 36 meses de edad del bebé pudiéndose incorporar al programa los destinatarios en cualquier momento y participando en todo o seleccionando aquella parte del programa que más les interese. Las sesiones serán grupales para potenciar el intercambio de experiencias entre los padres y crear una red de apoyo  educativo. La duración será de 75 minutos las de psicología y educativas y de 45 minutos las de fisioterapia, desarrollándose todas ellas en el Centro Sinapsis.

Teresa Solís Bertrán de Lis    

Pedagoga especialista en neuropsicología

María Noel Firpo Rifici  

Psicóloga especialista en Apego

No hay comentarios

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies